Clasificación

Son fuentes de energía  aquellos recursos naturales que el ser humano puede utilizar para extraer energía con el objetivo de realizar determinado trabajo o cumplir alguna utilidad.

Haz click sobre la imagen para ampliarla

Existen distintas formas de clasificar las fuentes de energía. Una primera clasificación vendría determinada por la capacidad de regeneración en función de su utilización.  Así, se denominan renovables a aquellas fuentes de energía que o bien se regeneran a la misma velocidad que se consumen, o directamente no se gastan en su uso. Por el contrario, son no renovables las que se encuentran de una forma limitada en el planeta y su velocidad de consumo es mayor que la de su regeneración, lo que acabará agotándolas.

Renovables

  • Solar: termosolar, fotovoltaica y térmica para agua caliente.
  • Eólica
  • Hidráulica
  • Del mar: undimotriz, termomarina, mareomotriz, de las corrientes marinas y energía azul.
  • Bioenergía o energía de biomasa: biogas, biodiesel, alcoholes y otros (leñas y bagazos).
  • Geotérmica.

No Renovables

  • Fósil: gas natural, petróleo y carbón.
  • Nuclear: por fisión y por fusión (esta última aún en investigación).

Otra clasificación posible vendría determinada por el fenómeno que da origen a la fuente. Siendo el Sol, en última instancia, el origen de casi todos ellos:

 

Haz click sobre la imagen para ampliarla

Las fuentes de energía también pueden dividirse en dos categorías:

  • Primarias: las que se obtienen directamente de la naturaleza antes de ser transformadas, como son la energía solar, eólica, hidráulica, geotérmica o del mar, así como la contenida en la biomasa, el petróleo, el gas natural o el carbón.
  • Secundarias: obtenidas a partir de la transformación de las primarias. En este grupo estarían las gasolinas, la electricidad, el gasoil, el fuel oil, etc.

Así como en:

  • Limpias y contaminantes: en función del impacto ambiental que ocasione la extracción y transformación de la energía. Así, fuentes que no generan residuos contaminantes como la energía solar o la eólica se consideran limpias, mientras que otras, como el carbón o el petróleo, son consideradas contaminantes.
  • Convencionales y no convencionales: que distinguen entre las llamadas “energías tradicionales” (como el carbón, el petróleo, el gas natural, la energía nuclear o la energía hidráulica) y las energía alternativas (como la solar, la eólica, la de biomasa o la mareomotriz) que se están desarrollando frente a las energías convencionales.