‹ Volver

Noticias

Jóvenes de bachillerato de toda Andalucía debaten sobre cambio global en el VI Parlamento Científico

Fuente: Fundación Descubre |

El Parlamento Científico de Jóvenes arranca hoy su sexta edición con la participación de 56 jóvenes de bachillerato de 14 centros educativos de toda Andalucía. Este particular foro de debate se celebra, esta tarde y mañana, en el Centro del Profesorado de Sevilla, y el jueves, en el Parlamento de Andalucía.

Jóvenes participando en Parlamento Científico 2019

Durante tres días, los jóvenes se reúnen en comisiones para discutir cuestiones controvertidas relacionadas con la ciencia y el medio ambiente. Fruto de estos debates cada comité redacta una resolución, que el próximo el jueves se presenta en una asamblea final en el Parlamento de Andalucía.

El objetivo de esta actividad es promover entre los estudiantes el debate y la reflexión sobre temas científicos y darles la oportunidad de conocer de cerca cómo se toman las decisiones en democracia. En esta edición, los asuntos de discusión están relacionados con cambio global. En concreto, se abordarán  alimentación y cambio climático; residuos plásticos; energía eléctrica y ciudad, movilidad y salud.

 Tres días de trabajo

Esta tarde, los estudiantes elegidos por cada centro para participar en el Parlamento Científico Joven se reúnen en la inauguración, en el Centro del Profesorado de Sevilla. Posteriormente, se constituyen en comités, en total cuatro (uno por cada tema), y se desarrollan actividades encaminadas a que el grupo se conozca. Cada equipo de trabajo está moderado por una persona que ya ha participado como estudiante en ediciones anteriores.

El segundo día, que también se desarrolla en el Centro del Profesorado de Sevilla, se dedica íntegramente a trabajar en los comités, donde se pone en común toda la información y se aclaran dudas. Además, durante este día tienen la oportunidad de charlar con un experto en cada línea de debate en la que están trabajando. En esta edición, participan Guillermo Rodríguez, investigador del Instituto de la Grasa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en la comisión cambio climático y alimentación; Antonio Moreno, técnico de calidad y medio ambiente de la empresa de limpieza pública del ayuntamiento de Sevilla LIPASAM, en la comisión de residuos plásticos; Esther Romero, catedrática y directora del departamento de ingeniería eléctrica de la Universidad de Sevilla, en la comisión de energía eléctrica y Julián Sastre, doctor ingeniero de caminos, canales y puertos que desarrolla su labor profesional actualmente en el Instituto de Movilidad, en la comisión de ciudad, movilidad y salud.

El tercer y último día se reúne la asamblea general con todos los participantes en el Parlamento andaluz donde se presentan las resoluciones adoptadas por cada grupo para ser debatidas. Al final del debate los participantes emiten su voto y aprueban o no las cuatro resoluciones.

Centros participantes

En esta sexta edición los centros educativos participantes proceden de toda Andalucía. En concreto, del IES La Puebla (La Puebla de Vícar, Almería); IES Botánico (San Fernando, Cádiz); IES Fuentegrande (Alcalá del Valle, Cádiz); IES Averroes (Córdoba); IES La Madraza (Granada); IES La Orden (Huelva); Colegio Aljarafe (Sevilla); Colegio Santa Ana (Sevilla); IES Al Andalus (Arahal, Sevilla); IES Fernando de Herrera (Sevilla); IES Hipatia (Mairena del Aljarafe, Sevilla); IES Mateo Alemán (San Juan de Aznalfarache, Sevilla); IES Severo Ochoa (Sevilla) e IES V Centenario (Sevilla).

 Beneficios para los jóvenes y el profesorado participante

 Aunque en el Parlamento sólo participan 4 alumnos de cada centro los beneficios del programa son extensivos al resto del alumnado. Muestra de ello es que, a lo largo del curso, en sus propias aulas, ya han estado trabajando en los temas que se proponen con la ayuda del profesorado y de la websquest con materiales que se facilita desde la organización. Son los propios jóvenes quienes eligen a los estudiantes que van a participar en esta fase final en Sevilla.

Además de la oportunidad que les da a los estudiantes de aprender este proceso de participación simulada facilita el marco necesario para que los más jóvenes puedan expresar su propia perspectiva de la realidad, a la misma vez que se fomenta el espíritu de grupo, la cordialidad, la construcción cooperativa de soluciones y la convivencia entre jóvenes de distintas procedencias.

Esta experiencia también tiene beneficios para los profesores. Se trata de una ocasión para trabajar en profundidad temas relevantes relacionados con el currículo de las asignaturas, más allá de los libros de texto, y de utilizar una metodología basada en la investigación y participación del propio alumnado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar