En casa

1. Utilizar electrodomésticos y aparatos eficientes de bajo consumo.

2. Apagar las luces y los electrodomésticos cuando no se estén usando.

3. Utilizar bombillas de bajo consumo y lámparas eficientes.

4. Instalar energías renovables: paneles solares para calentar agua, pequeños aerogeneradores para generar electricidad y energía geotérmica para suelos radiantes.

5. Mejorar el aislamiento exterior de la vivienda, por ejemplo mediante la sustitución de ventanas.

6. Usar una regleta para los enchufes y así poderlos apagar con un sólo gesto. También se pueden instalar sistemas domóticos que permiten controlar automáticamente los aparatos que utilizamos a diario.

7. Consultar el certificado de eficiencia energética al comprar una vivienda. Los edificios nuevos con alta calificación energética (clase A) consumen hasta un 60% menos de energía.

8. Desconectar los cargadores de la red después de usarlos.

9. El consumo en espera stand-by consume energía, conviene apagar del todo los aparatos.

10. No abusar del aire acondicionado o de los sistemas de calefacción. En verano, 26ºC es una temperatura adecuada. En invierno, entre 19ºC y 21ºC. Desconectar los equipos de climatización cuando no sean necesarios. Adecuar la vestimenta a las circunstancias climatológicas.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar