Geotérmica

Qué es: Es aquella que se obtiene del aprovechamiento del calor interno de la Tierra. Originariamente, la Tierra era una inmensa bola ardiente formada de gases y polvo. Al enfriarse, hace unos 3.800 millones de años, se formó una corteza dura quedando atrapada en su interior una ingente cantidad de calor que todavía perdura. Ese calor existente se evidencia en fenómenos como los volcanes, los géiseres o las aguas termales, y se utiliza para obtener energía eléctrica o térmica.

A medida que se profundiza en el subsuelo, aumenta el calor. Según la temperatura, existen varios tipos de energía geotérmica: de alta temperatura (entre 150 y 400 ºC), que se utiliza para producir electricidad; de temperatura media (70 – 150ºC), que permiten instalar pequeñas centrales eléctricas; de baja temperatura (15 – 60 ºC), que se aprovecha para calefacciones, agua caliente, refrigeración, etc.

Cómo se obtiene: En zonas de actividad volcánica o géiseres se instalan centrales de generación de energía que aprovechan el calor del subsuelo a gran escala. Su funcionamiento se basa en realizar una perforación de la corteza terrestre en la que se introducen dos tubos en circuito cerrado. En el extremo de uno de los tubos se inyecta agua fría, que se calienta al entrar en contacto con la fuente de calor, formando vapor de agua y regresando a la superficie a través del otro tubo. Éste tiene acoplada una turbina-generador que obtiene la energía eléctrica.

A menor escala y con el fin de obtener energía térmica, se pueden utilizar bombas de calor que intercambian el calor del subsuelo con el aire, en un proceso reversible que permite tanto obtener calefacción como refrigeración.

Central geotérmica de Islandia.
Foto: (INTEF / Beatriz Sánchez Esteban)

 

Historia: El aprovechamiento de la energía térmica para la producción de energía eléctrica comenzó a principios del siglo XX en la Toscana Italiana, construyéndose en Larderello la primera central geotérmica en 1913. Además de Italia, Nueva Zelanda, Islandia, EE.UU, Japón y Francia son algunos de los países que más han desarrollado la tecnología para la obtención de este tipo de energía.

Ventajas:  Es una forma de aprovechamiento energético sostenible que, en comparación con la energía de combustibles fósiles, produce residuos mínimos y tiene un impacto ambiental. La abundancia de recursos también es mayor y evita la dependencia energética exterior. No produce contaminación acústica exterior y el espacio de terreno requerido por las centrales geotérmicas es menor que el de otras plantas. Tampoco requiere la construcción de grandes conducciones ni de depósitos de almacenamiento. Esta energía es más competitiva que la combustión de hidrocarburos y no es estacional como le sucede a otras energías renovables.

Inconvenientes: Las plantas de producción eléctrica sólo son operativas en zonas del planeta con determinadas características geológicas características geológicas. En el caso de la producción de energía térmica, se produce la emisión de ácido sulfhídrico y puede resultar contaminada el agua próxima con arsénico o amoniaco, además de que esta energía no puede ser transportada.

En nuestro territorio:  Los recursos geotérmicos más importantes de la península se encuentran en zonas de Andalucía, Cataluña, Galicia y Madrid. En todos estos casos los recursos encontrados son de baja temperatura. El único área con posibilidades de alta temperatura está en las Islas Canarias, dado por su carácter volcánico, aunque no se han encontrado almacenes geotérmicos explotables comercialmente.

En Andalucía, los yacimientos de baja temperatura son explotados en pequeña intensidad para calefacción y agua caliente de edificios en zonas de Sierra Alhamilla (Almería); y para la calefacción de invernaderos, en Zújar (Granada). La potencia destinada a calefacción con instalaciones geotérmicas supera los 3.300 kW actualmente. Mediante bombas de calor se pueden realizar instalaciones de climatización en casi cualquier punto de nuestra región. Es destacable el potencial para ello en el entorno de las capitales de provincia, donde la elevada densidad de población hace más rentable su uso.

Perspectivas de futuro: La energía geotérmica está en su fase inicial de desarrollo y presenta un futuro muy prometedor. Hasta ahora, la utilización de esta energía ha estado limitada a zonas donde con determinadas características geológicas. Las mejoras tecnológicas permitirán producir electricidad a partir de yacimientos de menor temperatura, así como la generación de yacimientos estimulados artificialmente por el hombre (EGS).