Del mar

Qué es: Es la que se obtiene aprovechando la energía de las mareas (mareomotriz), de las corrientes marinas; de las olas (undimotriz); de la diferencia de temperatura entre la superficie y las aguas profundas del océano (energía maremotérmica o termomarina) o, incluso, la que puede generar la diferencia de salinidad entre el agua de mar y la de río (energía azul o potencia osmótica). Generalmente se utilizan para producir electricidad.

Los océanos tienen un enorme potencial energético.
(Foto: INTEF / Félix Vallés Calvo)

 

Cómo se obtiene:  Los océanos tienen un enorme potencial energético que puede ser transformado en electricidad mediante diferentes tecnologías. En el caso de la mareomotriz, es un alternador el que se encarga de transformar la energía cinética y potencial de las mareas en energía eléctrica. Por su parte, la conversión de la energía cinética de las corrientes marinas en electricidad se realiza mediante distintos tipos de rotores de flujo abierto similares a las turbinas eólicas.  La energía mecánica de las olas se capta mediante distintos sistemas hidráulicos que accionan unas turbinas y estas, a su vez, un generador.  El proceso es distinto en el caso de la maremotérmica, donde la energía térmica del agua superficial se utiliza para calentar un líquido que, una vez transformado en vapor, puede mover una turbina para generar electricidad. Por último, en la energía azul se ponen  el agua de rio y el de mar a través de una membrana que permite pasar el agua, pero no las sales, lo que genera una diferencia de presión que una turbina transforma en energía eléctrica.

Historia: Aunque en el campo de la energía maremotérmica se llevan haciendo estudios desde el s. XIX, los grandes progresos tanto teóricos como técnicos comenzaron en la segunda mitad del siglo XX. En general, las tecnologías de producción energética asociadas al mar no han comenzado a ser más plenamente desarrolladas hasta estas últimas décadas, obteniendo gran acogida debido a su viabilidad y sostenibilidad medio ambiental.

Antiguo molino de mareas en Isla Cristina (Huelva).
(Foto: Wikipedia)

 

Ventajas: Se trata de fuentes de energía renovables, que podrían reducir la dependencia de combustibles fósiles importados o reemplazarlos.

Inconvenientes: Los costos de la tecnología necesaria son altos, incluido el traslado de la energía. Implica un impacto ambiental sobre flora y fauna. Sólo es aprovechable en localizaciones puntuales. Los sistemas sufren una corrosión continua.

En nuestro territorio: En España aún no se aprovecha este tipo de energía comercialmente. Sólo en Cantabria y País Vasco existen dos centrales undimotrices en fase piloto, y hay otro proyecto en Tenerife. Por otro lado, en Galicia se está estudiando implementar la energía maremotérmica.

Perspectivas de futuro: Se trata de una tecnología en un estado incipiente de desarrollo pero cuya implementación futura se prevé muy importante, aunque es muy costosa en términos económicos.