El recibo de la luz

¿Qué pagamos en la factura de la luz?

Algo más de la mitad del importe se corresponde con la electricidad consumida, el resto va destinado a costear las inversiones en redes, la gestión de la demanda, el déficit de tarifa, las subvenciones a algún sector energético, los derechos de emisión de CO2, etc.

Comprender los distintos conceptos que aparecen en nuestra factura de la luz es fundamental para saber cómo ha sido calculada:

  • Pago por potencia: se obtiene al multiplicar la potencia contratada por el número de días facturados y por el precio del kw/día.
  • Pago por consumo: es el resultado de multiplicar el consumo realizado durante el período de facturación por el precio del kWh.
  • Impuesto sobre la electricidad: se calcula sumando los dos totales anteriores, y la cifra obtenida se multiplica por el coeficiente establecido por la ley.
  • Alquiler de equipos: es la multiplicación del precio de alquiler de los equipos de medida por el número de meses que cubra la factura.
  • I.V.A: impuesto cuyo porcentaje correspondiente se suma al total.

Algunos consejos:

  • Comprobar que el precio aplicado tanto en el concepto de potencia como en el de consumo coincide con las tarifas vigentes que aparecen publicadas en el BOE. También podemos cerciorarnos de que el día de inicio del periodo de facturación es el siguiente al último día del periodo de la factura precedente.
  • Revisar que la potencia contratada se adecúa a nuestro consumo. En el caso de que se tenga contratada una tarifa con discriminación horaria, no pasar por alto las horas en las que los precios suben.

Con esta calculadora podrás saber dónde va destinado el importe de tu factura eléctrica.