En la oficina

1. Apagar el ordenador cuando no se esté utilizando o ponerlo en modo de hibernación. El consumo en espera stand-by consume energía, conviene apagar del todo los aparatos.

2. Desactivar el salvapantallas del monitor ordenador y activar el modo de ahorro de energía para que se apague cuando no se está utilizando.

3. Utilizar las escaleras siempre que sea posible, reservando los ascensores para las personas con problemas físicos.

4. Hacer un uso racional de la impresora: imprime en blanco y negro, varias páginas por hoja y a doble cara y utiliza papel para reutilizar cuando sea un documento de carácter interno. Apagar la impresora cuando no se esté utilizando.

5. Utilizar regletas de conexión múltiple con botón de encendido y apagado, de manera que al desconectarlas se apaguen todos los aparatos conectados.

6. Desenchufar de la corriente los cargadores de baterías que no se utilicen.

7. Aprovechar la iluminación natural antes de encender una luz. Disponer el mobiliario de forma que se pueda aprovechar al máximo la luz natural.

8.  Apagar las luces cuando no sea necesaria en aseos, salas de reuniones, almacenes, etc.

9. No abusar del aire acondicionado o de los sistemas de calefacción. En verano, 26°C es una temperatura adecuada. En invierno, entre 19°C y 21°C. Desconectar los equipos de climatización cuando no sean necesarios. Adecuar la vestimenta a las circunstancias climatológicas.

10. Cerciorarse de que tanto todas las luces de la oficina, como los equipos de climatización, se apagan al terminar la jornada laboral.