En el campo

1. Utilizar correctamente la maquinaria.

2. Cuidar el mantenimiento de los equipos de explotación.

3. Comprar tractores, cosechadoras y sembradoras energéticamente más eficientes.

4. Optimizar la climatización mejorando el aislamiento en las instalaciones ganaderas.

5. En las naves, desechar el uso de lámparas incandescentes y sustituirlas por tubos fluorescentes o lámparas electrónicas de bajo consumo.

6. Implantar el uso de energías renovables para abastecer los sistemas de calefacción e iluminación.

7. Instalar reguladores de luz y relojes programadores que garanticen un uso adecuado de la iluminación.

8. Aislamiento y estanqueidad adecuados de los invernaderos. Asegurar la hermeticidad de la cubierta y el correcto cierre de las ventanas.

9. Minimizar el efecto del viento exterior mediante cortavientos y eligiendo correctamente la orientación de las instalaciones. La orientación Este-Oeste permite maximizar la captación de energía solar.

10. Blanquear el invernadero en periodos cálidos para disminuir las necesidades de refrigeración. Utilizar dobles cubiertas en los que dispongan de sistemas de calefacción por agua caliente.